La igualdad entre hombres y mujeres serviría para crear una mejor ciencia.

Émilie du Châtelet, matemática y física francesa (1706-1749)

miércoles, 27 de abril de 2016

¿Qué es la baquelita?

Con esta pregunta les dejaba hace una semana, cuando les hablé del teléfono de bakelita negra, y me despedía diciéndole lo que a mi abuela María le gustaba repetir. “Carlos, el undécimo. No molestar”.

O lo que es lo mismo. Lo poco gusta y lo mucho cansa.

Como creo que está claro lo que quería decir, las siguientes líneas las emplearé para contarles parte de lo que sé sobre la baquelita o bakelita, que de las dos formas se puede escribir, ya que viene de donde viene.

Y lo primero que he de decirles es que la palabra es un epónimo.

¿Qué es un epónimo?
Según lo define la RAE (Real Academia Española), es el “nombre de una persona o de un lugar que designa un pueblo, una época, una enfermedad, una unidad científica, etcétera”.

Para que se hagan una idea rápida son ejemplos famosos de epónimos: el continente América, por Américo Vespucio; la guillotina, por el médico francés Joseph Ignace Guillotin; los hercios, unidad de frecuencia, por el físico Heinrich Rudolf Hertz; o la enfermedad del Alzheimer, por el médico alemán Alois Alzheimer.

Una costumbre ésta de la eponimia que no tiene nada de reciente.

Ya en la antigüedad, tanto en la Atenas clásica como en la Roma republicana, era común llamar a un periodo de tiempo con el nombre del gobernante que tocara. Pues así desde entonces.

Incluso a lo largo de la historia, se han designado unidades militares con el nombre de su más renombrado jefe. No les digo más. Mejor dejar estar esta costumbre en la noche de los tiempos de la historia.

Por suerte hoy sólo se designan con epónimos las unidades de, por ejemplo, las magnitudes científicas, algunas de esas que estudiamos en el colegio.

Lista de epónimos (1)
Por no cansarles les dejo con la primera parte de una lista de epónimos, del todo subjetiva y por orden alfabético, a falta de un mejor criterio organizador:

- Álgebra de Boole, por el matemático británico George Boole (1815-1864)
- Algoritmo y guarismo, por el matemático y astrónomo persa Al-Juarismi (780-850).
- Baquelita, por el químico belga-estadounidense Leo Hendrik Baekeland (1863-1944)
- Bolivia o repúblicas bolivarianas, por el militar y político venezolano Simón Bolívar (1783-1830)
- Colombia, por el navegante y conquistador Cristóbal Colón (1451-1506)
- Código morse, por el inventor y pintor estadounidense Samuel Finley Breese Morse( 1791-1872)


- Daguerrotipo o “primera fotografía”, por el químico francés Louis Daguerre (1787-1851)
- Daltonismo, la enfermedad óptica, por el químico británico John Dalton (1766-1844)
- Dirigible o zepelín, por el inventor alemán Ferdinand von Zeppelin (1838-1917)
- Enfermedad de Alzheimer, por el médico alemán Alois Alzheimer (1864-1915)
- Filipinas, por Felipe II (1527-1598) rey de España.
- Fucsia o rojo fucsia, es un color en honor al botánico alemán Leonhart Fuchs (1501-1566)
- Galvanización, por el científico italiano Luigi Galvani (1737-1798)
- Gohetita, un mineral por el escritor y científico germánico Johann Wolfgang von Goethe (1749- 1832)
- Guillotina, un dispositivo para lo que ya sabe, llamado así por el médico francés Joseph Ignace Guillotin (1738-1814)
- Ley de Murphy, por el ingeniero aeroespacial estadounidense Edward Aloysius Murphy (1918-1990)

Hasta aquí, por ahora, la relación epónima que continuaré en la siguiente entrada. Y sigo con la baquelita de la que ya saben que es un epónimo además de una sustancia, en concreto, una resina.



1 comentario :

una seguidora dijo...

me gusta mucho como relaciona los temas y la forma como lo cuenta. Le leo todos los días.