La balanza no distingue el plomo del oro.

Anónimo

viernes, 31 de diciembre de 2010

Science, 2010


Y para acabar este 2010, lo hacemos con una breve reseña de una noticia de actualidad científica.
Como todos los fines de año, la renombrada y prestigiosa revista estadounidense Science, editada por la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), presentó su listado de los diez descubrimientos científicos más importantes del año. El «top ten 2010».
Encabeza este ranking lo que se ha dado en llamar la primera máquina cuántica. Un diminuto dispositivo, de tamaño menor que el diámetro de un cabello, unos treinta micrómetros. Diminuto sí, pero visible a simple vista.
Su importancia estriba en que se trata del primer objeto artificial que no sigue las leyes de la mecánica clásica, sino las de la mecánica cuántica. El mundo de las moléculas o los átomos.
Aunque este descubrimiento, de los físicos Andrew Cleland y John Martinis de la Universidad de California, en Santa Barbara, pueda resultar en principio alejado del interés del público, no es así.
Sin entrar ahora en detalles, les diré que unas de sus aplicaciones podría ser el que fuera factible, algún día, que podamos estar en dos sitios a la vez, al mismo tiempo.
Sí, como el bolero, a la vez y no estar loco. Les mantendré informados.
El segundo puesto lo ocupa la primera célula sintética fabricada por el ser humano. Un híbrido con la estructura natural de una bacteria viva y el material genético artificial, realizado por el equipo de John Craig Venter, uno de los "padres" del genoma humano.
Con la creación de genomas sintéticos a la carta, podremos generar biocombustibles, productos farmacéuticos u otros compuestos químicos a medida de los pacientes.
El tercero lugar es para la secuenciación del genoma del hombre de Neandertal, realizada por el investigador del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva Svante Pääbo, con la colaboración de decenas de científicos de todo el mundo, entre ellos varios españoles.
Nos descubre algo asombroso. Un 2% de nuestro genoma proviene de esta especie. Es decir, todos los seres humanos, excepto los africanos, llevamos estos genes. 
Lo que implica un cruce entre neandertales y humanos. Todos somos Neandertales.

1 comentario :

Anónimo dijo...

Una buena forma de acabar el año