La balanza no distingue el plomo del oro.

Anónimo

jueves, 23 de diciembre de 2010

La Mecánica Cuántica cumple 110 años (II)


(Continuación) Pero lo que nadie discute es que su capacidad predictiva es inigualable y que se trata de la teoría más exitosa de la ciencia.

Su influencia en nuestra vida cotidiana es impresionante y ha cambiado radicalmente nuestra calidad de vida.
Gracias a ella tenemos una mayor y mejor compresión cuantitativa de la materia.
Lo que nos posibilita un extraordinario desarrollo tecnológico para avanzar, a su vez, en campos de conocimientos tan distintos como la física, química y biología. Ciencias que a su vez nos permiten averiguar más sobre la materia.

Como ven se trata de un bucle de lo más enriquecedor.

Tanto como para estimarse que más del 30% del producto bruto mundial, depende directamente de nuestra comprensión de la MC.

Mire a su alrededor y donde vea un láser, un mecanismo automático, un transistor, una resonancia magnética, ahí está la mecánica cuántica.

MC y pseudociencia
Es precisamente este enorme prestigio científico y tecnológico, el causante de que la palabra cuántico sea utilizada por muchas personas que quieren darle más mérito a lo que estén haciendo.

Sea éste un cometido empresarial, literario, artístico, científico o pseudocientífico. Cualquiera. Pero sobre todo en este último. El mundo de lo esotérico y lo paranormal. El de las energías positivas, negativas y las del mal yu-yu. 

Ustedes ya saben a qué me refiero y yo sé lo que les quiero decir. Bueno, pues en este mundo del timo, lo cuántico causa furor.

No hay pseudociencia que se precie de serlo, que no incluya en su jerga charlatana, parte del vocabulario de este campo fronterizo de la ciencia.

Y lo hace no ya por el prestigio científico que suponen le confiere a su palabrería, sino porque dicha terminología es difícil de pronunciar e imposible de comprender por el público lego. 

Que es de lo que se trata, ya que las pseudociencias no son ciencias. Son sólo cajas vacías de contenido científico, que sirven para engañar al que se deje. Bien por ignorancia, bien por necesidad.

Basta que echen un vistazo a la zona de libros místicos, de pseudociencias, esotéricos, de fenómenos paranormales o de autosuperación personal de cualquier librería. Enseguida encontrarán afectados títulos que incluyen el término.

Les hablo de viaje astral cuántico, parasicología cuántica, plano vibracional cuántico, universo cuántico, telepatía cuántica y demás. Les suenan, ¿verdad?

MC y poesía
Tanto vende la palabreja que hasta un autodenominado artista textual y poeta, un tal Valerie Laws la ha utilizado.

Y la disparatada idea de lo que él entiende y cree que significa la teoría de la MC, lo ha llevado a la práctica en lo que él llama un “performance”.

Lo llama así, pero cualquiera puede ver que no es más que una chorrada majadera. Juzguen ustedes.

Al buen señor no se le ocurrió otra cosa, que pintar con spray una palabra en el lomo de cada una de las ovejas de un rebaño.

Por cierto que utilizó un total de 17 sílabas, que es el mismo número empleado en un haiku, ya saben el poema tradicional japonés.

Su idea era que se crearan diferentes poemas a medida que las ovejas se movían; poemas que sólo existirían mientras las ovejas permanecieran quietas, por lo que serían efímeros.

Bueno, pues según el poeta venido a científico, la incertidumbre cuántica se podría explicar por el mismo azar con el que se formarían los poemas.

Ni que decirles tengo que se trata de una analogía, no sólo traída por los pelos, sino ignara y errada. Ya dijo el sabio que la ignorancia es osada (Continuará).

No hay comentarios :