La vida es un cigarrillo, / hierro, ceniza y candela,
unos la fuman de prisa / y algunos la saborean.

Manuel Machado
, poeta y dramaturgo español (1874-1947)

jueves, 24 de marzo de 2016

“Verónica” del Valle de Sevilla (1)

Hace unos días lo vimos en prensa.

Es el nuevo paño que portará la santa mujer Verónica en el segundo de los pasos, Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro, de la Hermandad del Valle que procesiona en este sevillano Jueves Santo de 2016.

En puridad el nombre completo de la Hermandad es Pontificia, Real, Ilustre y Primitiva Archicofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas, Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro, Nuestra Señora del Valle y Santa Mujer Verónica y tiene su sede en la Iglesia de la Anunciación, situada en la céntrica calle Laraña.

A propósito de la misma y a título de curiosidad les añadiré que en la cripta de esta iglesia, se encuentra el Panteón de Sevillanos Ilustres, creado entre 1970 y 1972.


Un habitáculo que al entender de ciertos “investigadores Coronel Tapioca” tiene connotaciones paranormales.

Un asunto de energías negativas por lo que lo dejaremos estar.

Volviendo al paño y su contenido para algunos, el de este año, lleva una imagen bastante novedosa pues es la pintura del negativo fotográfico del rostro del Señor, realizado en acrílico negro sobre lienzo.

Una inspiración que según sus autores les llegó a través de aquellas primeras fotografías que realizaron de la Sábana Santa, en concreto la que se custodia en la catedral de Turín, en las postrimerías del siglo XIX.

Digo en concreto porque han de saber que a lo largo y ancho de este mundo, se cuentan por docenas las sábanas que unos y otros proclaman como únicas y santas.

Pero además de novedosa, y como se puede apreciar, se trata de una imagen doble.

Mediante el fenómeno de la reflexión especular podemos apreciar el rostro de Jesús de frente y de perfil. Y por supuesto como es la pintura de un negativo fotográfico o sea de un cliché, lo negro aparece blanco y lo blanco negro.

Y así la barba y el pelo negro de un Jesús treintañero aparecen blancos, mientras que la piel de su rostro aparece negra. Lo normal en un negativo.

Iconos y reliquias
O sea que el paño es un icono más, o ícono que también se dice y escribe.

Es decir una representación religiosa de Jesús, María, los santos, los ángeles, diferentes sucedidos bíblicos, etcétera, realizada por el hombre.

Una inocente reproducción más, de las que tenemos llenas nuestras iglesias y templos.

Y en eso se diferencia de la otra ilustración en la que dicen haberse basado artísticamente los autores del paño.

Me refiero a la conocida tela de Turín, que algunos sabaneros pretenden hacer pasar de forma tozuda por reliquia, aunque Ciencia, Iglesia y el mismo pueblo cristiano no la tengan por tal. Y cada sector por sus propias razones.

Una por las pruebas empíricas obtenidas de su impostura o falsedad. Otra con su no reconocimiento como dogma de fe. Y por último los creyentes con su demostrada indiferencia, cuando no desapego religioso, ante el objeto.

Y es que está consensuado que una reliquia es tanto el cuerpo de una persona santa o parte de él, como los ropajes y objetos que pudieran haber pertenecido a Jesús o a un santo en cuestión o haber estado en contacto con ellos.

Es decir que cuando hablamos de reliquia nos estamos refiriendo a un objeto original y no reproducido con posterioridad por el hombre. (Continuará)



1 comentario :

un sevillano dijo...

¿Qué papel cree que juega la sábana santa en la creencia cristiana?