Yo no uso drogas, mis sueños ya son lo suficientemente horribles.

M.C. Escher
, artista neerlandés (1898-1972)

lunes, 26 de enero de 2015

Wifi y la UCLM que contrataca


A finales de este último septiembre les escribía sobre el wifi y los supuestos y potenciales peligros que, al decir de algunos, conllevaba su uso.

Trataba así de responder a una pregunta en apariencia sencilla de contestar, ¿Es perjudicial tener wifi en casa?, y que me hicieron a orillas del mar un día de verano. Una respuesta que, la verdad, creí que liquidaría con una entrada “aseadita” en el blog.

Les supongo al tanto del supuesto “peligro del wifi”.
“El peligroso peligro wifero”
Me refiero a esa falsa y extendida idea de que la telefonía móvil o el wifi perjudican la salud de las personas.

Una errónea idea y una errada preocupación que ha llevado, en estos últimos tiempos, a que se realicen peticiones de todo tipo, encaminadas a eliminar las redes inalámbricas de, por ejemplo, los colegios, por no citar otras instituciones y edificios públicos.

La intención, claro, la de evitarle a los más pequeños la exposición radiactiva, según ellos nociva para su salud. Incluso algunos han llegado a acusar, a dichas actividades electromagnéticas anteneras, de ponerlos enfermos o hacerles padecer, por ejemplo, de cáncer.

Es más, desde el punto de vista político, estas peticiones han conseguido que, en algunos casos, las antenas hayan sido retiradas. No les digo más.

Con una entrada “aseadita” en el blog, les decía más arriba que pensaba aclararles esta falacia. Sin duda, un craso error por mi parte.

Como fácilmente pueden comprobar, entre pitos y flautas, necesité de una media docena larga de estas entradas blogueras, para dejar el asunto meridianamente claro.

Claro que son muchas mis limitaciones explicativas.

Pero como la verdad existe, un amable conocido y seguidor de Enroque de Ciencia me puso hace unos días, al tanto de las últimas investigaciones en este terreno. Un estudio por cierto español.

Lo que está bien.

Y vuelvo sobre lo mismo porque, estarán conmigo, al margen de las soluciones políticamente correctamente que se tomen, lo que de verdad importa es saber, a ciencia cierta, si existe un fundamento real para temer al susodicho wifi.

Si es así o si se trata de otra milonga pseudocientífica más, presta a aprovecharse de nuestra ignorancia y dolor y, de camino, vaciarnos algo el bolsillo.

La “antenafobia” no tiene ningún sentido
Entendido fobia como un trastorno de salud emocional o psicológica, caracterizado por un miedo irracional y desproporcionado ante objetos o situaciones concretas, la expresión que intitula este apartado sería una forma tajante de responder a la pregunta veraniega.

Y no es otra que ésta. No, no es perjudicial tener wifi en casa.

Estas nuevas tecnologías son del todo inocuas para la salud, y así parece demostrarlo un reciente estudio realizado por un equipo de doctores en Física, pertenecientes a la Facultad de Medicina y la Escuela Superior de Ingeniería Informática de la Universidad de Casilla-La Mancha (UCLM).

Aunque lo conocemos ahora (al menos quien esto escribe), el estudio empezó hace ya cuatro (4) años en Albacete, donde se realizaron una serie de mediciones físicas, empleando para ello una muestra de setenta y cinco (75) individuos, que se presentaron de forma voluntaria para el ensayo.

Los sometieron a la exposición de diferentes radiaciones electromagnéticas, correspondientes a catorce (14) bandas de frecuencia: FM, TETRA, TV y las seis bandas de telefonía móvil, wifi, el inalámbrico (DECT), etcétera.

La metodología empleada fue la más lógica. (Continuará)



No hay comentarios :