A partir de cierta edad hacemos como que no nos importan
las cosas que, precisamente, son las que más deseamos.

Marcel Proust
, escritor francés (1871-1922)

jueves, 16 de febrero de 2012

El polo norte se mueve (I)

El polo norte magnético se entiende. Que no sólo no está donde el polo norte geográfico, sino que no para de moverse, variando cada año de posición.

Los últimos datos de los que disponemos lo sitúan en la isla de Bathurst, al noroeste de Canadá.

Un cambio de posición que, según de donde hablemos, puede tener unos efectos no deseados importantes. Veamos.

Como sabemos, las brújulas apuntan al norte magnético no al geográfico y el desplazamiento del primero, en latitudes como la de España, alejada del Polo Norte, apenas supone un error de orientación para nosotros. Un problema fácil de corregir.

Pero en latitudes cercanas al polo norte geográfico, esta desviación supone no sólo un error importante de orientación, sino que las brújulas llegan a “enloquecer” y acabar apuntando al Sur.

Todo un problema para la navegación y motivo por el que, en estas regiones, el norte geográfico se determina según la posición de las estrellas. Un recurso de toda la vida.

Ni que decirles tengo que este desplazamiento del polo norte trae consigo ciertos efectos secundarios, algunas alteraciones a tener en cuenta.

Algunas alteraciones
Les traigo una terna.

La primera meteorológica, para los amantes observadores del cielo. Dado este desplazamiento, las auroras boreales más espectaculares ya no se verán en Alaska, sino en el norte de Europa.

Un problema quizás para cierto tipo de turismo, pero en principio nada grave para el planeta.

Afirmación que no podemos realizar sobre la segunda alteración, ésta catastrofista, ya que la Tierra podría morir antes de tiempo. Como lo leen.

De recientes mediciones realizadas se deprende que el valor del campo magnético terrestre, imprescindible para la existencia de vida, ha disminuido en un 10% en los últimos 160 años.

Un ritmo muy superior al estimado, que aumenta la vulnerabilidad del planeta a las radiaciones cósmicas, y que predice nuestra posible desaparición para dentro de unos 1500 años. (Continuará)


1 comentario :

un seguidor dijo...

De lo más curioso esta temática de los polos. Felicidades por el blog.