Somos polvo de estrellas.

Carl Sagan
, astrónomo y divulgador estadounidense (1934-1996)

miércoles, 3 de junio de 2009

¿Por qué este mes se llama Junio?

Lo cierto es que la etimología de su nombre, a día de hoy, aún es dudosa. Hasta tres hipótesis intentan explicar su origen.

De un lado, diferentes autoridades derivan el nombre de la diosa romana Juno, la diosa del matrimonio. De otro, se piensa que el nombre puede procede del de un poderoso clan romano, conocido como los Junius.

Y por último, hay quien localiza su origen en el latín, de iuniores (jóvenes). Es decir, junio es el mes dedicado a la juventud, como mayo, del latín maiores (mayores), lo está a los mayores.

Como ya hemos comentado en otras calendarias entradas, Junio era el cuarto mes del año en el antiguo Calendario Romano (aquél que sólo contaba con diez meses), y es el sexto en el actual Calendario Gregoriano, fruto de la adición de dos meses que realizó el que fue segundo rey de Roma, Numa Pompilio.

Con sus 30 días, se le suele representar iconográficamente con un segador de heno. Y poco más que decir de la historia de este mes. Pero sucede que en este caso, junio, tiene una historia particular anexa. Una intrahistoria ligada a este blog y al programa de radio homónimo. Perdonen la autocita.

Un primer miércoles de junio como éste, de hace ahora un año, comenzaba la emisión de Enroquedeciencia en la emisora Radiópolis de Sevilla. De modo que estamos de aniversario radiofónico. Gracias a todos.