Lo invisible y lo inexistente se parecen mucho.

Delos B. McKown (1930)
, filósofa estadounidense

sábado, 6 de septiembre de 2008

¿Por qué se cuentan los huevos por docenas?

Aunque no lo crean, esta preocupante cuestión me ha mantenido ocupado un par de horas

¿Por qué se cuentan los huevos por docenas? ¿No sería más lógico hacerlo por decenas?

Y bien pensado, los huevos ¿por qué no se venden al peso, al igual que otros alimentos?

Como todo tiene su porqué, vayamos en su búsqueda. Ya de entrada, para este alimento, no parece que la venta al peso resulte práctica.

Si lo piensa, es poco probable que al comprar un kilogramo de huevos nos entren un número entero de ellos ¿Qué haríamos entonces, romper un huevo y tomar una parte?

Además la fragilidad de este producto descarta su manejo para la venta al peso. No. Está claro que hay que recurrir a la venta por unidades.

Pero, ¿por qué no se utiliza la trecena, la quincena o la dieciseisena y sí la docena? ¿A qué debe su triunfo?

Ya desde el punto de vista matemático se ve que la docena es una medida de fácil fraccionamiento. Permite comprar media (6), un tercio (4), un cuarto (3) y hasta un sexto (2).

Una cantidad que no nos debe sorprender por pequeña, ya que no siempre han sido tiempos de abundancia.

No está muy lejana una época en la que eran muchos los productos alimenticios, que se adquirían en muy reducidas cantidades. Los mayores recordarán aquello de: “Cuando seas padre comerás huevo”.

Pero a lo que íbamos, el doce permite más repartos que otros números como el diez o el quince. Y como todo en esta vida, ante todo practicidad. Ahí radica uno de los porqués de su triunfo sobre los demás

Otra de las razones por las que el hombre empezó a utilizar este sistema de medida duodecimal, vino de su forma de contar el paso del tiempo.

Como es natural, el hombre primitivo lo hizo contando en soles (días) y lunas (noches), y al haber doce ciclos lunares enteros en cada año, las cuentas se hacían fáciles.

Tanto que, también, dividimos los días en dos grupos de doce horas. De hecho fue un sistema muy utilizado y, tal como hoy hacemos con los huevos, hubo un tiempo en que muchos artículos se adquirían por docenas.

Así eran guardados y distribuidos en los almacenes; se decía que se adocenaban.

Con el tiempo y el cambio de costumbre en el contar, este verbo cambió su acepción para pasar a significar que alguien se vuelve mediocre o vulgar. Pero esa otra historia.

¿Por qué se dejó de emplear este sistema? ¿Cuándo se empezó a utilizar el actual sistema decimal?


6 comentarios :

Anónimo dijo...

es mas barato aca en hidalgo se vende por peso y en el sureste de mexico se vende $1/pza.

abunda dijo...

las empanadas, las facturas y los huevos

Anónimo dijo...

12 ciclos lunares en un año, andáaa

Anónimo dijo...

Se dice que es más barato por docena incluso hasta una película hicieron

Anónimo dijo...

El gallo será muy gallo pero la de los huevos es la gallina

Anónimo dijo...

Un niño le dijo al de la tienda -dice mi mama que si tiene huevos que le mande 20 pesos- y el de la tienda le responde -dile á tu mama que aquí están los 20 pesos pero esas no son formas de pedir las cosas. Ósea el niño quería 20 pesos de huevo