En efecto, las cosas que aparecen nos hacen vislubrar las cosas no patentes.

Anaxágoras
, filósofo griego (500-428 aC)

lunes, 17 de agosto de 2015

LOX y RP-1

Naturalmente el LOX, oxígeno líquido, es criogénico.

O lo que es lo mismo, se encuentra a la temperatura de ebullición del nitrógeno, a saber setenta y siete coma treinta y seis kelvin (77,36 K), o sea a menos ciento noventa y cinco como setenta y nueve grados Celsius (−195,79 °C). O, incluso, a temperaturas aún más bajas.

En el caso del oxígeno el punto de congelación es de cincuenta coma nueve kelvin (50,9 K), o sea menos doscientos veintidós coma sesenta y cinco grados Celsius (-222,65 °C).

Y el punto de ebullición de noventa coma ciento veintidós kelvin (90,122 K), o sea menos ciento ochenta y dos coma noventa y seis grados Celsius (-182,96 °C), a una atmósfera de presión (1 atm).

Una licuación que se realiza a partir del oxígeno natural del aire, mediante un proceso de destilación fraccionada compuesta y que se realizó por primera vez a finales del siglo XIX, aunque todo empezó un poco antes.

Una historia de la licuación de los gases
La historia de la licuación de los gases se puede decir que arranca con el gran científico inglés Michael Faraday (1791-1867), quien en 1845 ya había conseguido licuar la mayoría de los gases que entonces se conocían.

La mayoría, porque algunos se le resistieron. Si no me equivoco fueron media docena (6) de ellos, los que pudieron con todo intento de licuefacción de la época. De ahí que fueran conocidos como “gases permanentes”.

Se trataba de las sustancias simples y compuestos químicos siguientes: oxígeno (O2), hidrógeno (H2), nitrógeno (N2), monóxido de carbono (CO), metano (CH4) y monóxido de nitrógeno (NO).

Recordar aquí, ya de la que va, que la licuefacción o licuación es el nombre con el que se designa al cambio de estado de agregación de gas a líquido, y que se puede llevar a cabo al menos por un par de métodos.

Bien por un aumento de presión, compresión isoterma, bien por una disminución de la temperatura, expansión adiabática, llegando en ambos casos a una sobrepresión elevada.

Trato con esta breve descripción de diferenciar este fenómeno de licuación del de la condensación. En otra ocasión les amplio información.

Pero nada es para siempre.

Apenas transcurridos algo más de treinta años desde lo de Faraday, en 1877, se lograban producir las primeras gotas de oxígeno líquido, de manera simultánea, en Francia y en Suiza.

Y tan solo seis (6) años después, en 1883, en la Universidad Jaguelónica de Cracovia se hacía lo propio con las primeras gotas de aire líquido. Es lo que tiene el paso del tiempo y el avance de la ciencia.

Hola progreso. Adiós “gases permanentes”.

Propulsión de cohetes espaciales
El cohete estadounidense Falcon 9, así como sus hermanos rusos Soyuz y Angará, están impulsados por una combinación de oxígeno líquido (LOX) y queroseno para cohetes (RP-1), básicamente por su eficiencia, seguridad y relativo bajo coste,

De LOX ya les he hablado, por lo que sólo añadiré que se usa como comburente, es decir que actúa como agente oxidante o compuesto químico que al reducirse, oxida a otra sustancia en reacciones del tipo electroquímica o de reducción-oxidación como es el caso. (Continuará)



No hay comentarios :