Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula
y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga.

Denis Diderot
, escritor, filósofo y enciclopedista francés (1713-1784)

viernes, 13 de marzo de 2009

¿Cuáles son las etapas del amor?

(Continuación). Según los científicos que se han subido al tren del amor, hay como tres estaciones o etapas en éste.

Etapas asociadas a tres procesos cerebrales distintos pero interconectados, que tienen una profunda raíz evolutiva común.

No olvidemos que es su justo balance, el que controla la biología reproductiva de las especies. En sus manos está, nada menos, que el destino de la especie. Una cuestión de supervivencia pues.

Tres etapas amorosas determinadas, cada una de ellas, por unas hormonas en concreto. Es como si ellas definieran por nosotros, nuestro propio el calendario amatorio y amoroso. En eso queda todo. En hormonas.


Primera etapa del amor
O la de la lujuria. Esa actividad autónoma que desata la búsqueda de pareja en cualquier acepción del término. En cualquiera. Es el impulso indiscriminado. La lujuria vamos.

Lo que hace que vayamos detrás de todo lo que se mueve. Ya me entienden. Hormonalmente hablando son dos las que inician y regulan esta etapa. La masculina testosterona y los femeninos estrógenos.
Una testosterona responsable de la estimulación del deseo sexual en el hombre, de la potencia de su miembro viril y del molesto hormigueo genital.

Por decirlo de alguna forma, que las “tuberías” de la cosa sexual se agrandan.
Desde el punto de vista químico es el compuesto óxido nítrico u óxido de nitrógeno (II), NO, quien se encarga de dilatar los vasos sanguíneos para aumentar el flujo de la sangre. Bueno, ya saben lo que es.

Por su parte son los estrógenos los que regulan la ovulación y  los causantes del rubor femenino.

Durante el acto sexual son también los encargados de abrir el cuello del útero y hacerlo más flexible.
Es cuando el picor uterino ataca. Bueno, como ven, más de lo mismo.

A esta etapa la define más que bien la frase aquella de “porqué lo llaman amor si lo que quieren decir es sexo”. Lo digo porque es importante resaltar que la testosterona no se relaciona con los gustos preferenciales, sino más bien con los genéricos.
Me explico. Los altos niveles de testosterona se correlacionan, por ejemplo, con el gusto de los hombres por los rasgos de la cara asociados a la feminidad, pero en genérico.

Es decir, ojos grandes, labios llenos, etcétera. Vamos, Angelina Jolie.
De modo similar, muchos estudios han mostrado que los juicios de las mujeres sobre el atractivo masculino, están afectados por los niveles de las hormonas sexuales. De modo que ya lo saben. 
Ellas, las hormonas, deciden por ellas, las mujeres. Eso es lo que dice la ciencia. Y es así.
Segunda etapa del amor
O la de la atracción sexual selectiva. Es el verdadero flechazo.  Cuando no piensas en nada más que en la otra persona. Cuando puedes llegar a perder hasta el apetito y el sueño, porque lo único que existe el ser amado. La segunda etapa del amor.
Se trata del amor romántico, del amor en el sentido clásico de la palabra enamorarse.
En esta segunda fase actúan otras tres hormonas: dopamina, adrenalina y serotonina. Si bien antes hay un desencadenante.
Porque el verdadero enamoramiento parece ser que sobreviene cuando se produce en el cerebro la FenilEtilAmina. Un compuesto orgánico de la familia de las anfetaminas. conocido por sus iniciales, FEA.
Y cuando se inunda el cerebro de esta sustancia, éste responde mediante la secreción de estas tres hormonas.

La dopamina, también activada por la nicotina y la cocaína. La adrenalina, que es la que nos hace sudar y acelera nuestro corazón. Y la serotonina, una de las hormonas amorosas más importantes y relacionadas también con la demencia.
Recuerden que más arriba dijimos que el amor se parece a una enfermedad. Pues es debido a la serotonina.
Y el resultado de tanta hormona suelta son los arrebatos sentimentales. En definitiva, el enamoramiento.

Son todos estos compuestos mezclados los causantes de que los enamorados puedan permanecer horas haciendo el amor. O pasar noches enteras conversando, sin sensación alguna de cansancio o sueño. 
Ya ven qué cosas hacen unos y otras. Es casi como una adicción (Continuará).

4 comentarios:

natalia dijo...

falta la etapa 3

Paula dijo...

natty...eres quien yo creo q eres..
siiii queremos la etapa 3!!!
x fis está muy interesante ;)

Anónimo dijo...

que ondaaa.. y la etapa 3? :(

Anónimo dijo...

que ondaaaa... y la etapa tress?? :(