Todo aquel que crea en la telequinesis, que por favor levante mi mano.

James Randi
, ilusionista, escritor y escéptico canadiense (1928)

domingo, 15 de marzo de 2015

The Ides of March, el grupo musical


Aunque la expresión Idus de marzo puede ser un referente con distintas naturalezas: astronómica, literaria, cinematográfica, televisiva o musical, algo ya hemos hablado algo de esto, hoy me voy a centrar en esta última. Hoy que es 15 de marzo.

En la musical y más en concreto, en una de las dos de las que tengo conocimiento.

Ya les puse en antecedente de que existe una banda de rock estadounidense llamada así, The Ides of March “A mediados de marzo”, autora del éxito Vehicle (1970).

También les conté que el grupo fue fundado en 1964 por Jim Peterik quien años después, en 1978, hizo lo propio con Survivor. Bueno, pues ahora les amplio un poco más y empiezo sin ambages:

¿A quién y por qué se le ocurre ese nombre?
Pues todo tiene su razón de ser. Y como dicen que dijo el torero, tiene que haber ‘gente pa tó’.

Al parecer este grupo de un suburbio de Chicago, tuvo en sus principios otro nombre, The Shon-Dels, que renuncio a traducirles. Y fue pasado un par de años, en 1966, cuando lo cambiaron por The Ides of March.

Y si ya tenían uno, ¿por qué cambiarlo y precisamente por ése?, se preguntará usted.

A lo que le respondo lo siguiente. Del motivo del cambio no parece que se conozca su origen, si bien algo se sabe sobre de quién fue la idea y de dónde le vino.

La intrahistoria de esta pequeña historia del grupo apunta a su bajista, Bob Bergland, quien tras leer en el instituto la obra ‘Julio César’ del escritor inglés W. Shakespeare (1564–1616), quedó impresionado por una expresión.

La que el autor pone en boca de uno de sus personajes: “¡Cuídate de los idus de marzo!”

Como saben, en un día como hoy Julio César (100-44 a.C.), militar y político romano de la era tardorrepublicana, fue asesinado por un grupo de senadores y eso que, según el escritor griego Plutarco, había sido advertido del peligro por un vidente.

Una advertencia a la que, a l avista está, él no hizo caso. Un hombre escéptico quizás.

Así que ya ven astronomía, literatura y música enrocadas en una sola entrada. Pero tengo otra.




No hay comentarios :