Un hombre que dedicase toda su vida a ello,
quizás lograra representarse una cuarta dimensión.

Henri Poincaré, filósofo y científico francés (1854-1912)

miércoles, 23 de septiembre de 2015

OTOÑO 2015. INICIO ASTRONÓMICO (I)

Hoy miércoles 23 de septiembre a las 10 h 21 min hora oficial peninsular, a las 9 h 21 min en Canarias, finalizará el verano y dará comienzo el otoño español.

Esos son los cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, dependiente del Instituto Geográfico Nacional que pertenece al Ministerio de Fomento, para el inicio astronómico de este otoño de 2015. Hoy tendrá lugar el equinoccio otoñal.

Esta estación durará 89 días y 20 horas, y terminará el 22 de diciembre con el comienzo del invierno. Ya saben lo que dura una estación. Mismamente lo que tarda en llegar la siguiente.

Una cuestión de convenios: equinoccios
Es lo que en realidad resulta ser el inicio astronómico de las estaciones en general. Una cuestión de convenio como tantas otras, al estar consensuado como el instante en el que la Tierra pasa por una determinada posición de su órbita alrededor del Sol.

Para el otoño, esta posición es desde la que el centro del Sol, visto desde la Tierra, cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el sur. Como ya hemos explicado en anteriores entradas, entonces, la duración del día y la noche es la misma.

Y de esta coincidencia temporal deriva, etimológicamente, el nombre de equinoccio.

Equinoccio aquí, en el hemisferio norte, de otoño, pero no olvidemos que en el hemisferio sur, es el equinoccio vernal y lo que comienza es la primavera.

Fechas de inicio del otoño
El equinoccio de otoño puede darse, a lo sumo, en cuatro (4) fechas distintas correspondientes a los días 21, 22, 23 y 24 de septiembre. A lo largo de este siglo XXI lo hará en los días 22 y 23 de septiembre, fecha oficial española.

El inicio más tempranero será el del año 2096 y el más tardío ya ocurrió pues tuvo lugar en el 2003.

La razón de que se produzcan estas variaciones se debe a que hay que compaginar y hacer encajar la secuencia de años según el calendario (unos son bisiestos, otros no) con la duración de cada órbita de la Tierra alrededor del Sol (duración conocida como año trópico).

Otra cuestión de convenios: cambio de hora
Pero el de inicio estacional, no es el único convenio astronómico en estos asuntos calendarios. Les traigo otro: el del cambio de hora. En esta ocasión tendrá lugar, como siempre, el último domingo de octubre.

A las 3 de la madrugada, hora peninsular del 25 de octubre, habrá que retrasar el reloj hasta las 2 (las 2 de la madrugada en Canarias pasarán a ser la 1), con lo que este día tendrá, oficialmente, una hora más. Y con él habremos vuelto al horario de invierno.

Lo que no ocurre por convenio humano, es el mayor acortamiento que experimenta la duración del día durante esta estación. Un asunto cósmico éste. Otoño es la época del año en la que la duración del día se acorta de forma más rápida.

Por las latitudes de la península, el Sol “saldrá” por las mañanas un poco más tarde cada día que el anterior, y por la tarde se “pondrá” antes. Naturalmente este acortamiento del día es más apreciable por las tardes.

Se estima que por esta época, el tiempo en el que el Sol está por encima del horizonte disminuye en casi tres minutos (3 min) cada día.

Mirando al cielo
Con las precauciones adecuadas -las observaciones las debemos realizar en fechas cercanas a la luna nueva o novilunio (13 de octubre, 11 de noviembre y 11 de diciembre), salvo que lo que queramos observar sea la propia Luna-, la observación nocturna del cielo otoñal nos ofrecerá algún que otro espectáculo celeste, tanto predicho como no. (Continuará)



No hay comentarios :