La religión es la cultura de la fe, la ciencia lo es de la duda.

Richard Feynman, físico estadounidense (1918-1988)

martes, 3 de julio de 2018

Origen del lema ‘Vista, suerte y al toro’

(Continuación) Y aquí, en la adopción del conocido lema para el moderno mundo de la aviación, basado en la ciencia y la técnica, es donde interviene el tradicional y artístico mundo taurino, con su peculiar léxico y la archiconocida frase ‘Vista, suerte y al toro’, que en definitiva le terminaría dando fama al emblema.
Se trata de un sucedido con una intrahistoria simpática y curiosa, que si bien aparece en diferentes contextos contadas en distintas versiones, yo me he ido directamente a las fuentes y les traigo la que el propio García-Morato cuenta en su obra Guerra en el Aire. Les dejo con un trozo del relato:
‘Fue durante el primer periodo de la guerra cuando mi escuadrilla obtuvo el lema de "Vista, suerte y al toro". Ocurrió del siguiente modo. Un aviador, perteneciente a otro grupo, no hacía más que pedirme que le permitiera pasar al nuestro. Bromeando, le dije que no se lo permitiría hasta que averiguase cual era nuestro lema, ya que por no tener ninguno tenía la seguridad de que no podría averiguarlo. Día tras día fue pasando de un piloto a otro, preguntando a todos por mi lema.
Por fin, alguien, cansado de sus preguntas incesantes le dijo con gran secreto que el lema era: "vista, suerte y al toro". Aquella noche, el piloto en cuestión vino a mí con una expresión radiante en la cara, exclamando: "volaré con usted; ya conozco su lema". Le pregunté cuál era, y al decírmelo me gustó tanto, que no sólo le acepté como piloto de mi escuadrilla, sino que también adopté aquella frase como lema de ella. Estaba de acuerdo con nuestra profesión.
Era una frase usada por los toreros al entrar en el ruedo a afrontar la inseguridad de su suerte. Nunca sabían si saldrían de allí con vida. Mucho dependía de su suerte, de su vista y de su decisión. Nosotros los pilotos teníamos que afrontar una situación similar.’
Así es como la leyenda, a finales de diciembre de 1936, pasó a completar el emblema de la original patrulla aérea que pronto se convirtió en escuadrilla, después en grupo y terminó siendo la escuadra de caza española por excelencia.
Con el tiempo este emblema y lema de Garcia-Morato, para algunos el máximo as de la aviación militar española, fue utilizado por diferentes y sucesivas unidades del Ejército del Aire. Si no ando errado en la actualidad lo lleva el Ala 11, destinada en la Base Aérea de Morón y dotada con reactores Eurofighter Typhoon. En los timones de dirección de estos aparatos se puede ver la insignia de la Patrulla Azul, aunque más bien es un esquema de baja visibilidad a dos colores, o esa impresión me da.
Y no les entretengo más de sus quehaceres, porque hasta aquí llega lo que sé de la popular cita ‘Vista, suerte y al toro’, que conecta el léxico de la calle, con el taurino a través del militar. Estas cosas a veces pasan y está bien que así sea.
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.




No hay comentarios :