El que nada duda, nada sabe.

Proverbio griego

domingo, 20 de mayo de 2018

Alexander Borodin, ¿científico o músico?

Tras la lectura del título es probable que a algún lector se le haya venido a la cabeza la imagen del músico ruso de la segunda mitad del pasado siglo XIX.  Lo que es normal. Claro que también es probable que otro lector lo haya asociado con el del científico. Lo que ya no lo es tanto.

Y por supuesto, quiero pensar que al lector avisado de este negro sobre blanco se le hayan venido ambos ya que, y prácticamente a lo largo de toda su vida, A. Borodin cultivó sobre todo estas dos actividades: la artística de la música como compositor y la científica como químico experimental. Probablemente la menos normal.
Como compositor ahí están su poema sinfónico En las estepas del Asia Central o la inolvidable ópera El Principe Igor con sus famosas danzas polovtsianas. Y como químico, una faceta quizás no tan conocida, digamos por ahora que fue uno de los químicos más destacados de su época en Rusia.
Hijo natural o ¿por qué se llamó Borodin?
En un estricto orden cronológico lo primero que hemos de saber de Alexander Borodin (1833-1887) es que fue hijo natural de un príncipe georgiano que, como era práctica frecuente en aquella época y estrato social, fue registrado como descendiente de uno de los sirvientes. Y en esta ocasión a él, hubo otros hijos y otros sirvientes, le tocó un tal Porfirio Borodin.
No obstante, y a pesar de que el príncipe murió cuando Alexander tenía tan solo ocho años, recibió en la casa de su madre una esmerada educación que unida a su inteligencia y gran capacidad para la música y los idiomas le permitió, ya a los catorce años, hablar con soltura alemán, francés, inglés e italiano, además de su ruso natal. Una formación que le sirvió y no poco en su desarrollo profesional y vocacional.
Además y de manera autodidacta aprendió a tocar con maestría piano, violonchelo y flauta y, aunque con más interés que técnica, el oboe y el clarinete. Se cuenta que con solo ocho años ya se interesaba por la música, que con nueve compuso su primera pieza, una polka titulada Helene, y que a los trece hizo lo propio con un concierto para flauta y piano, y con un trío para dos violines y violonchelo. En fin, que ya apuntaba maneras musicales el joven.
Pero no eran éstas las únicas inclinaciones con las que mostraba cierta y notoria destreza. Más o menos con esa temprana edad ya empezó a manifestar su interés por la química, lo que le llevó a montar un laboratorio en su propia casa donde fabricaba, al parecer, colorantes para acuarelas. Como lo lee.
Paradoja científico-musical
Sin embargo a nadie escapa que la notoriedad y relevancia social de Borodin procede, sobre todo, de su faceta como compositor musical que supera y en mucho a la de químico experimental. Una circunstancia que vista con la perspectiva que da el tiempo, resulta ser en sí mismo toda una paradoja dado, de una parte, su relativamente escasa producción musical y de otra, el poco tiempo que le pudo dedicar a lo largo de su corta vida.
Y es que Borodin desde que fue adulto siempre vivió de su trabajo y su profesión era la de químico, mientras que la música era sólo su vocación. Sabido es que la obligación va siempre antes que la devoción. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



1 comentario :

estudiante de química dijo...

No tenía ni idea. Felicidades.