El científico no es aquella persona que da las respuestas correctas,
sino aquél quien hace las preguntas adecuadas.

Claude Lévi-Strauss, antropólogo francófono belga (1908–2009)

domingo, 8 de abril de 2018

Max Born, abuelo materno de Olivia Newton-John (1)

(Continuación) Con el tiempo, y en el terreno profesional, “Bryn” compatibilizó la docencia de la lengua y literatura alemanas con otras actividades universitarias y artísticas (teatro y televisión), además de su afición por tocar el violín y cantar ópera, eso sí como músico aficionado.
En fin que era una persona con cierto estatus social y reconocimiento profesional, lo que no fue óbice para que, tras el enorme éxito artístico de su hija Olivia, terminara siendo conocido como “el padre de Olivia”.
Una etiqueta que si bien como padre le debía llenar de orgullo, en el fondo, como hombre, quizás le defraudara algo, al fin y al cabo él había sido todo un espía durante la Segunda Guerra Mundial. Pero bueno, estas cosas pasan y, además, para eso estamos los padres.
En cualquier caso parece evidente que en Olivia predominaron los genes artísticos de la familia paterna sobre los científicos de la rama materna. Se lo digo porque recordarán que ella es nieta de Max Born (1882-1970), uno de los grandes científicos del siglo XX y de los ‘padres de la física cuántica’.
Abuelo y nieta. O entre Ciencia y Arte 
Entre otras importantes aportaciones científicas, Born llevó a cabo investigaciones sobre dinámica de las estructuras reticulares cristalinas, teoría de la relatividad, mecánica cuántica, óptica física o física atómica.
Aunque también hizo sus pinitos musicales. En 1909 Born conoció personalmente a Einstein durante un congreso en Salzburgo y desde entonces mantuvieron una estrecha amistad, asentada en el aprecio mutuo y fomentada por muchos de los gustos que compartían.
Una afinidad que les permitía discutir de cuestiones científicas, como la relatividad general de la que Born era un gran defensor, o de mecánica cuántica en la que estaban en extremos opuestos. A diferencia de Albert, Max sí creía que “Dios juega a los dados con el universo”.
También de cuestiones políticas, pues aunque Einstein era tres años mayor de Born, juntos vivieron la derrota militar de la Primera Guerra Mundial, la caída del imperio germano y el nacimiento de la República de Weimar, un régimen que aunque democrático, resultó demasiado convulso en lo político y social. Tanto que terminó provocando el ascenso al poder de Adolf Hitler y el partido nacionalsocialista, con las desgraciadas consecuencias conocidas de todos.
Unas discusiones que se alternaban con sesiones musicales, pues los dos físicos eran amantes de la música y solían tocar juntos sonatas para piano y violín, de Bach y Mozart. Vamos que la vena paterna-musical de Olivia también podría tener alguna que otra arteria por vía materna. Lo que nos lleva a un nuevo vínculo entre la física y la música, que es como decir entre la ciencia y el arte o sea las humanidades, lo que hacemos los humanos.
Nobel y Grease
Pasado el tiempo Max Born fue galardonado con el Premio Nobel de Física en 1954, ‘por sus investigaciones fundamentales sobre la mecánica cuántica y, especialmente, por su interpretación estadística acerca de la función de ondas’ que compartió con el también físico y alemán Walther Bothe. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.




No hay comentarios :