Los virus son virus.

André Lwoff, virólogo y Premio Nobel en Medicina de 1965 (1902-1994)

miércoles, 11 de abril de 2018

Los Torroja: Arquitectura, música y aristocracia (y 2)


(Continuación) Es una de esas sorprendentes sorpresas que de vez en cuando da la vida, pero que si se analiza el fenómeno con detenimiento resulta que no son tan infrecuentes como se podría pensar. En esta ocasión el nexo es entre la ciencia de la arquitectura y el arte de la música.
De la construcción a la nobleza, pasando por la letra musical
Como seguro saben el hormigón es un material compuesto, una mezcla heterogénea desde el punto de vista químico, empleado en construcción e ingeniería civil, y constituido básicamente por un aglomerante, el cemento, que es una mezcla de caliza y arcilla calcinadas.
Cemento y una serie de aglomerados, agregados áridos como grava, gravilla y arena, que junto con el agua H2O, encargada de posibilitar la reacción de hidratación y algún que otro aditivo específico, hacen que la mezcla fragüe, se endurezca y adquiera esa consistencia pétrea tan característica del hormigón.

Solo a título de curiosidad un par de apuntes químicos. Uno, la mezcla exclusiva de cemento, arena y agua se denomina mortero y se emplea en la construcción para fijar ladrillos y cubrir paredes. Y dos, el cemento no es el único aglomerante empleado para fabricar hormigones. También se utiliza el betún para obtener hormigón asfáltico, y que se emplea en los firmes de carreteras, aeropuertos y aparcamientos y como impermeabilizante de superficies.
No creo que por ningún motivo en concreto sino por mera coincidencia, no es más que una de las infinitas posibilidades, en dos canciones del grupo Mecano aparecen algunos de los términos arquitectónicos anteriores.
Una de ellas es ‘Quiero vivir en la ciudad’, una singular canción y cara B del primer sencillo del grupo, publicado en el verano de1981 y que llevaba por nombre Hoy no me puedo levantar.

En la letra podemos leer:
Los bloques de cemento gris aquí y allá,
dan la forma al decorado de mi ciudad.
Quiero vivir en la ciudad.
Quiero vivir en la ciudad.
La otra canción es ‘Madrid’ y pertenece al disco ¿Dónde está el país de las hadas? publicado en la primavera de 1983. Por cierto que en este disco, cada una de las doce canciones que lo componen viene decorada con una flor diferente, correspondiendo a ‘Madrid’ la del geranio común o de jardín, en puridad taxonómica, Pelargonium hortorum.
Dejo aquí los motivos que puedan estar detrás el adorno botánico del disco y la elección floral de cada una de las canciones, para centrarles en la letra de la de marra que contiene perlas como:  
¡Oh! Madrid
una ciudad de alquitrán
hierro, cemento y cristal.

Lo que no les dejo sin comentar es la connotación aristocrática de la historia. Resulta que en reconocimiento a sus méritos y con carácter póstumo, el régimen franquista otorgó a Don Eduardo el título de marqués de Torroja. Un marquesado que a su muerte heredó su hijo José Antonio, padre de Ana que, como primogénita, lo heredará a su muerte.
Y ya que va de hormigón, existe un buen vínculo entre este material de construcción , el físico Albert Einstein y una de las obras de entre los reconocidos y reconocibles pioneros de la arquitectura moderna de comienzos del siglo XX. Me refiero a Erich Mendelsohn y la Torre Einstein. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.

ÍNDICE




No hay comentarios :