Equipado con sus cinco sentidos, el Hombre explora
el Universo que lo rodea y a sus aventuras las llama Ciencia.

Edwin Hubble, astrónomo estadounidense (1889-1953)

domingo, 11 de marzo de 2018

Origen geográfico de la “gripe española” (2)

(Continuación) En cualquier caso, según esta hipótesis estadounidense, fue desde la base militar -donde se instruía a los reclutas que eran enviados a Francia para combatir en la Gran Guerra, contienda en la que Estados Unidos había entrado en abril de 1917, once meses antes -, desde donde la gripe se extendió en tres oleadas por todo el mundo.
Por la documentación existente, a mediodía de ese lunes 4 de marzo ya había un centenar de casos en el campamento y, al cabo de pocas semanas, hubo que habilitar un hangar para atender a los contagiados. Tal era su número.
En abril la epidemia afectaba a todo el Medio Oeste estadounidense, llegando a los puertos donde embarcaban los soldados rumbo a Europa y a los puertos de Francia donde desembarcaban. De hecho este país europeo es el primero donde se manifestó de forma clara la epidemia, y desde donde la guerra la extendió a los países aliados.
A los aliados, también a los alemanes y a los países neutrales como España donde, para que se hagan una idea de su capacidad de propagación y facilidad de contagio, enfermaron el rey Alfonso XIII, el presidente del Gobierno y varios ministros.
Pero la cosa no quedó ahí, y en julio la gripe había saltado de continente y llegado nada menos que a Australia. O sea que. Caución.
Hipótesis francesa
Y de la opción estadounidense, bastante cuestionada en los últimos años, a la francesa.
Un grupo de investigadores de la Queen Mary University de Londres, es de la opinión que todo pudo empezar unos meses antes y en el mismo continente europeo. En concreto en la base militar británica en Etaples, en la costa norte de Francia, donde se hacinaban decenas de miles de soldados.
Una base que se encontraba cerca de una zona de migración de gran cantidad de aves acuáticas y, estaba rodeada de muchas granjas con cerdos, gansos, patos, gallinas y otros animales que servían para su avituallamiento.
Por desgracia estos animales no solo servían de alimento para los soldados sino que también actuaban de reservorio para los virus. Un cúmulo de circunstancias que pudieron contribuir en los casos de neumonía bacteriana que en dicha base miles de soldados padecieron entre diciembre de 1916 y marzo de 1917. (Continuará)
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.



No hay comentarios :