¿Ha sío argo?
En la enfermería, tras la cogida de un toro. A los tres minutos estaba muerto.

José Dámaso Rodríguez y Rodríguez ‘Pepete’, matador de toros (1824-1862)

martes, 13 de febrero de 2018

Geocentrismo de Tycho Brahe

El 13 de febrero de 1588, tal día como hoy de hace 430 años, el astrónomo danés Tycho Brahe (1546-1601) planteaba su peculiar modelo de sistema solar. Uno que estaba a mitad de camino entre la teoría geocéntrica del greco-egipcio C. Ptolomeo (100-170) y la teoría heliocéntrica del monje polaco N. Copérnico (1473-1543).
Porque el danés nunca fue partidario de las ideas del polaco y sí un acérrimo defensor de las del griego, aunque eso sí, se tuvo que conformar con hacer una especie de híbrido. A saber.
Brahe mantuvo a la Tierra fija y centro del universo, con la Luna y el Sol dando vueltas a su alrededor, pero haciendo que los demás planetas (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno) orbitaran alrededor de la estrella. Una especie de geocentrismo perfeccionado y una novedad sin duda significativa.
Este es el modelo intermedio que aparece en su libro Astronomiae instauratae progymnasmata (Introducción a la nueva astronomía), publicado en dos volúmenes entre 1587 y 1588 y que es fruto de sus extraordinarias observaciones.
Extraordinarias no solo por la gran cantidad de medidas que realizó de las posiciones de los planetas respecto a las estrellas fijas, sus períodos de revolución y sus distancias al Sol, sino que también, por la precisión casi increíble con la que las hizo. Máxime, si consideramos que todavía no se había inventado el telescopio, un instrumento que no sería incorporado a la observación astronómica hasta 1610, de la mano del pisano Galileo (1564-1642).
En la actualidad Tycho está considerado como el mejor observador a simple vista de los cielos - junto al astrónomo griego Hiparco de Nicea (190-120 a. C.), quien en esta faceta quizás le superó- y como el último de los grandes astrónomos anteriores al telescopio.
Sus observaciones y datos eran tan exactos que no solo eran tenidos por sus contemporáneos como los de más calidad en toda Europa sino que, cuando el 13 de noviembre de 1577 se divisó un cometa, fueron precisamente sus cálculos los que se consideraron la demostración definitiva de que la órbita discurría entre los planetas y no entre la Tierra y la Luna.
Buena parte de estas observaciones las realizó en el observatorio de Uraniborg, en la isla de Hven, donde por cierto trabajó con él muchos años su hermana menor Sophie Brahe (1556-1643), una mujer con grandes dotes de científica y un hecho algo olvidadito, otra Hacedora de la Ciencia.
[*] Introduzcan en [Buscar en el blog] las palabras en negrilla y cursiva, si desean ampliar información sobre ellas.




No hay comentarios :