No me podéis expulsar ¡Yo soy el surrealismo!

Salvador Dalí
, pintor surrealista español (1904-1989)

domingo, 30 de julio de 2017

Moscas, sapos, hongos y drogas (1)

Continuando con otros animales que por un motivo u otro se drogan, bueno ya saben que todos lo hacen, llegamos hoy a las moscas, los sapos y unas setas rojas. Así que estamos ante una especie de cadena de la droga, montada en plena naturaleza y de la que al parecer todos salen “beneficiados”.
Para empezar les confesaré algo. A la hora de escribir estas líneas he tirado de mis conocimientos de micología, zoología, bioquímica y toxicología, pero a un nivel de “ciencias más o menos bachilleras”, de modo que tampoco esperen mucho de su cota científica.
Y dicho esto continúo. Por esa extensa y diversificada ciencia que se dedica al estudio de los hongos y que conocemos como micología, sabemos que hay una variedad de hongo muy común, el Amanita muscaria, que está caracterizado por llevar una especie de sombrero rojo con gránulos blanquecinos.
Ése es el motivo por el que es conocido también como la roja caperuza de la seta y, la llamemos como la llamemos, nunca debemos olvidar que su ingesta resulta tóxica y alucinógena para muchos seres vivos.
Uno de ellos son las moscas, que para los intereses de esta entrada será un término común con el que abarcaremos a las numerosas especies de insectos voladores que pertenecen al orden de los dípteros.
 De hecho, desde el punto de vista etimológico, el epíteto específico de muscaria proviene del latín musca, ‘mosca’, en clara referencia a la interacción que se produce entre este hongo y el insecto. Un vínculo en el que las moscas lamen una sustancia que supura la roja caperuza de la seta, y que la dejan aturdidas temporalmente aunque en extremo, cuando no catatónicas.
La sustancia no es otra que el compuesto químico de nombre común ácido iboténico, de fórmula semidesarrollada C5H6N2O4 y nombre IUPAC Ácido (S)-2-amino-2- (3-hidroxiisoxazol-5-il) acético, y que fue aislada por primera vez en 1960 a partir de una especie de Amanita.
Ya de la que va
Ya de la que va, apuntar un par de vínculos interdisciplinar. Este último año de la década de los sesenta del siglo pasado, fue cuando se comercializaron en los Estados Unidos las primeras píldoras anticonceptivas. Un medicamento constituido por diversas hormonas, cuyo uso se hizo desde entonces muy popular para evitar el embarazo entre los seres humanos.
También en ese mismo año, pero ahora desde el campo de la aeronáutica y con la intervención de otros animales, la Unión Soviética lanzó el satélite Sputnik 5 con varios seres vivos a bordo, a modo de tripulación.
En concreto dos (2) perros, cuarenta (40) ratones, dos (2) ratas y una variedad no determinada de plantas que, tras completar la expedición, volvieron a la Tierra al día siguiente con todos los animales sanos y salvos. O eso dicen.
Ya saben que tres años antes la perrita Laika había realizado un viaje parecido, a bordo del Sputnik 2. Con dicha hazaña ella fue el primer animal en ser puesto en órbita terrestre y él pasó a ser el segundo satélite artificial de la historia humana. Ya saben lo que pasó con ella, les he enrocado buena parte de la historia.
Volviendo al ácido iboténico y la bioquímica, han de saber que se trata de un aminoácido muy neurotóxico en cuyo contacto las moscas, por decirlo de forma rápida, se quedan atontadas y caen paralizadas a los pies de la seta, convirtiéndose así en un blanco fácil para sus depredadores. (Continuará)



No hay comentarios :