Las leyes de la matemática no son meras invenciones o creaciones humanas. Existen independientemente del intelecto humano.

M.C.Escher
, artista neerlandés (1898-1972)

viernes, 23 de junio de 2017

Doble y ciega mentira

A primeros del pasado mes de marzo les escribí Dos luces para ver, donde les decía que son dos las luces que nos permiten ver: una era física, externa y brillante; la otra mental, interna y comprensiva.
Además les advertía de que no era más que otro punto de vista sobre la verdad, en el que la ciencia tenía algo que aportar. Y es cierto pero, aunque en aquel momento no les dije nada, mientras lo escribía, pensé que el fenómeno de la visión también puede estar asociado a la mentira ¿Por qué se miente? ¿Para qué? ¿Qué es un mentiroso?
Respecto a esta última pregunta del subtítulo me puedo imaginar a Forest Gump, en su ingenua y genuina sencillez (“Tonto es el que dice tonterías”), describiéndonos con su forma pausada y concisa qué es un mentiroso.
Pero de lo que no tengo la menor idea es sobre lo que nos diría del motivo por el que se miente, aunque muchas veces bien a la vista que está. Tampoco creo saber lo que el bueno de Forrest sentenciaría acerca de la intención con la que se miente, por muy clara que a veces ésta nos parezca.
De todos es sabido que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Si bien es verdad que no siempre uno y otra, motivo e intención, resultan tan evidentes.
Es precisamente lo que ocurre en una historia que leí hace ya bastante tiempo y que, perdonen, escribo de memoria. Una memoria de la que nunca me he fiado mucho, dicho sea de paso. Pero bueno, así y todo se la cuento.
La historia transcurre en una habitación de hospital, donde dos hombres muy enfermos luchan con la muerte a su manera. Cada tarde, a uno de ellos, le sentaban en la cama para así drenar el líquido de sus pulmones. Era la cama que daba a la única ventana de la habitación. Por el contrario, el otro hombre, no sólo debía permanecer inmovilizado, sino que tenía que hacerlo tumbado boca arriba, por lo que no tenía visión alguna de la ventana.
Para ellos todos los días eran más o menos iguales. A lo largo de la mañana los dos charlaban tumbados y de todo: familias, trabajos, amigos, en fin, de todo lo que se pueda imaginar. Pero eso era por la mañana, por la tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, era sólo él quien hablaba. Y lo hacía para contarle a su compañero, todo lo que podía ver a través de ella.
No se lo he dicho, pero la ventana daba a un parque con un precioso estanque y lo que le es propio. Patos y cisnes en el agua, flores de todos los colores, niños jugando, grandes árboles recortando el paisaje, jóvenes enamorados paseando de la mano.
Y todo se lo describía el hombre de la ventana, con minuciosos detalles, con exquisita delicadeza, a su compañero que lo observaba y escuchaba en silencio, con atención, como si le fuera la vida en ello. (Continuará)



No hay comentarios :