La ciencia son hechos y de la misma manera que las casas están
hechas de piedras, la ciencia está hecha de hechos. Pero un montón de piedras
no es una casa y una colección de hechos no es necesariamente ciencia.

Henri Poincaré (1854-1912), filósofo y científico francés

martes, 13 de diciembre de 2016

Einstein en España (2): entre Cabrera y Cabrera

(Continuación) Por supuesto que entre el grupo de científicos que se encargaron del físico durante los días que estuvo en España, se encuentra también Blas Cabrera Felipe (1878-1945), que está considerado como uno de los científicos españoles más importantes de la historia.

Junto a E. Terradas es uno de los grandes defensores y divulgadores en España de la teoría de la relatividad einsteniana.

No es este el lugar adecuado para desarrollar la gran figura científica de Blas Cabrera Felipe, sobre todo un físico experimental, si bien no me resisto a comentarles un sucedido relativamente reciente de un familiar suyo.

Uno del que hablé de pasada en una charla que di en el Excmo. Ateneo de Sevilla hace unos días y de ahí que me haya venido a la memoria.

En general el hecho guarda relación con el viejo debate entre Ciencias y Letras, con el estereotipo cultural de C. P. Snow “las dos culturas”. Y en particular con dos disciplinas bachilleras, el latín y la gimnasia.

Más deporte y menos latín
Todo vino a cuento del latín y el ministro José Solís que era de Cabra, o sea egabrense gracias a esta lengua.

Sucedió que en las Cortes franquistas el ministro, la sonrisa del régimen, quiso quitar el latín del bachillerato con el pretexto de introducir una nueva asignatura: la gimnasia. Que no es que esté mal la gimnasia como disciplina bachillera, entiéndanme, más bien todo lo contrario. Está muy bien.

Pero claro, como alguno dijo, qué tendrá que ver la gimnasia con la magnesia. O algo así.

El caso es que por circunstancias que no hacen, el ministro no lo consiguió del todo y el latín siguió siendo una disciplina reglada en los estudios secundarios.

Y en esas estábamos cuando llegó una ministra de Educación, Mercedes Cabrera (1951).

Y como el comandante, siempre presente, la Cabrera, mandó parar. Hasta aquí hemos llegado. Latín y Griego son lenguas muertas y hay que enterrarlas. Todo sea por la educación ciudadana de los alumnos logseros, debió pensar.

Alea jacta est, dijeron otros

Ni que decir tiene que se puso manos a la obra y remató la faena. De manera que lo que no pudo la dictadura franquista en los antañones, lo pudo la democracia zapaterina en los amenes.

Toda una perversidad pedagógica inducida.

No siempre de casta le viene al galgo...
Intitulo este apartado con la negación del refrán de la casta y el galgo, porque se me hace que en este caso es así. Se lo intento justificar.

Han de saber que esta mujer, por parte paterna, es sobrina-nieta de nuestro físico de hoy, de Blas Cabrera Felipe, quien como ya saben allá por 1923 trajo a España, nada menos que a Albert Einstein.

Pero no queda ahí la cosa.

Mercedes es nieta del ingeniero de minas y empresario del sector eléctrico José Cabrera Felipe, que da nombre a la primera central nuclear construida en España, José Cabrera, más conocida como Zorita al estar a tres kilómetros (3 km) de Zorita de los Canes en la provincia de Guadalajara.

Quién lo diría. Pero es lo que tiene la evolución, que no siempre significa progreso.

Bueno, al menos, los de Cabra se llaman egabrense a pesar de Mercedes, de quien para ser justos, no les he dicho nada de su rama materna. (Continuará)




No hay comentarios :