El pensamiento no es más que un relámpago
en medio de una larga noche. Pero ese relámpago lo es todo.

Henri Poincaré (1854-1912)
, filósofo y científico francés.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Inhalar helio,¿tiene efectos secundarios?

Contestadas por ahora a nivel cualitativo, las interesantes y curiosas preguntas ¿Por qué cambia el tono de la voz? y ¿Por qué el helio lo hace más agudo y no grave?, pasamos a la siguiente que no es menos interesante y curiosa.

¿Tiene efectos secundarios el hecho de inhalar este gas? Pues veamos.

Efectos sobre las cuerdas vocales: asfixia
El helio, como gas noble que es presenta también entre otras las propiedades las de ser incoloro, inodoro e inerte, es decir, que muestra una reactividad química muy baja en condiciones ambientales.

De modo que desde el punto de vista químico y sanitario, en principio podemos entrar en contacto con él sin el menor temor. No obstante, el hecho de inhalarlo y después hablar, si bien puede ser una experiencia divertida, conviene que la realicemos con prudencia.

Con prudencia pues podría resultar también peligrosa, sobre todo si se inhala demasiado gas o se hace varias veces seguidas. Escrito esto, entiéndanme, sin ninguna intención de alarmismo.

No es que sea malo para la salud realizar una o dos inhalaciones de poco volumen de helio y de un globo ya lleno con él, para hacer la “brometa sonora” de la voz. No, no lo es en absoluto. No pasa nada por ello.

De hecho existen ciertas pruebas médicas de medición de capacidad pulmonar que se realizan, precisamente, inhalando una mezcla controlada de helio He (g) y oxígeno O2 (g). O sea que por ese lado todo bien.

Lo que no está nada bien es cuando se producen inhalaciones sin control, por intensas en su cuantía, frecuencia en el tiempo, poca edad o estado de salud de la persona que la realiza.

Una práctica nada, nada, recomendable porque puede conllevar un importante riesgo: el de causar la asfixia en quien las realiza.

Asfixia entendida como suspensión de la respiración y las funciones vitales anejas a ella por falta de oxígeno, y que es el caso que nos trae.

Si introducimos helio en nuestros pulmones, entonces no habrá oxígeno en ellos que llevar a la sangre, algo que es del todo imprescindible e irrenunciable, como convencido estoy que saben, para sobrevivir.


Consecuencias médicas de la asfixia
Una ausencia en definitiva de oxígeno que puede acarrear desenlaces nada deseables para el bromista inhalador. Desde casos de simples pérdidas de consciencia. Pasando por los de asfixia grave como un paro respiratorio y, consecuentemente, cardíaco.

Hasta, desgraciadamente, casos de lesiones cerebrales y embolias producidas al inhalar el helio directamente de la botella con la que se han llenado los globos.

Lo que nunca, nunca, se debe realizar. Siempre hay que inhalar el gas del globo, no el del tanque presurizado.

Esta asfixia con helio tiene además un peligro añadido y es que este gas no estimula el reflejo respiratorio.

Que no es otra cosa que un mecanismo evolutivo destinado a detectar si no nos llega oxígeno a nuestros bronquios y avisarnos para que reaccionemos, pero que en nuestro caso animal solo se activa con la presencia de dióxido de carbono CO2 (g).

Lo que se traduce en que podemos estar respirando helio sin que ni siquiera nos demos cuenta. Y ahí está el peligro pues pasa el tiempo y no llega oxígeno al interior de nuestro organismo. Lo que puede producir un daño cerebral irreparable y resultar fatal.

Por término medio las personas mueren de cuatro a seis minutos (4-6 min) después de la parada respiratoria, si no se les ventila de forma artificial. Así que cuidado con las “gracias” en las fiestas, a costa del helio.

Nada de inhalaciones fuertes y/o continuadas, y mucho menos hacerlo directamente de la botella. Sepan que se han producido más de un caso de asfixia grave e incluso de muerte.

Escrito lo cual, y a la espera de algunas puntualizaciones químicas del primero de los gases nobles, nos lanzamos con la última de las preguntas explicitadas en esta miniserie de entradas sobre el helio y la voz aguda, y que no es otra que:

¿Se pueden emplear otros gases en sustitución del helio?




No hay comentarios :