Quizá yo esté equivocado y tú en lo cierto,
quizá con un esfuerzo a la verdad nos acerquemos.

Karl Popper
, filósofo y teórico de la ciencia austro-británico (1902-1994)

martes, 27 de septiembre de 2016

Laennec y estetoscopio. Otoño 1816 (y 2)

(Continuación) Mandó construir un dispositivo hueco de madera de unos treinta centímetros (30 cm) de largo y cuatro (4 cm) de ancho, con un canal central en su interior de tan sólo cinco milímetros (5 mm).

Y en sus extremos dispuso dos piezas en forma de embudo.

Uno para recoger el sonido proveniente del pecho de las pacientes, que viajaría a través del citado canal hasta el otro embudo, que actuaría como altavoz de las ondas mecánicas.

Así se pergeñó la historia de Laënnec y la construcción del primer estetoscopio de la historia, del que construyó varios prototipos y tardó tres (3) años en perfeccionar. Una historia curiosa.

Como lo es la del origen del nombre que le puso al nuevo instrumental médico.

Estetoscopio, el nombre
Y construido el dispositivo, uno de los primeros ejemplares se conserva en el Museo de Anestesiología Wood Library de Chicago, nuestro hombre se dispuso a ponerle nombre.

Dado que era aficionado a la etimología, disciplina filológica que estudia el origen de las palabras y la evolución de su forma y significado, consideró que era oportuno llamarla así, estetoscopio.

Formada a partir del griego stēthos que significa “pecho” y del sufijo scopio que quiere decir “examinar, observar, mirar en”, nace stethoscopium en latín científico y de él el francés “stéthoscope”.

Porque para Laennec su novedoso aparato no sólo permitía “ver” el interior del pecho o del tórax, sino que gracias a él se conseguía un mejor diagnóstico tanto en mujeres como en pacientes obesos.

Gracias a este ingenio, que en un primer momento contaba con un único auricular, los médicos podían hacer un primer diagnóstico a partir de los sonidos internos del cuerpo de los pacientes.

Al método, como saben, se le denominó auscultación y desde entonces es una de las prácticas médicas más repetidas por doctores y especialistas sanitarios.

Nacía con él una nueva era en la práctica de la medicina, donde este método pasaba a ser un elemento clave de la práctica clínica.

Y aún hoy, doscientos años después, el estetoscopio nos permite obtener una información rápida y a la que, esto es importante, no se llega por otros medios mucho más sofisticados.

Publicación y muerte
En 1819 el propio Laënnec difundió su invento a través de la obra 'De l'auscultation médiate ou Traité du Diagnostic des Maladies des Poumon et du Coeur', donde documentó el estudio realizado a enfermos de tuberculosis.

Gracias al estetoscopio detectó anomalías en el funcionamiento de pulmones y corazón, describiendo gran variedad de soplos pulmonares y tipos de estertores respiratorios.

Por desgracia mientras realizaba unas autopsias de fallecidos se cortó, contrayendo esta misma enfermedad a causa de la cual murió con tan solo cuarenta y cinco (45) años. Y hasta aquí llego.

Sí, sagaz y avisado lector, el otoño del estetoscopio es el de 1816, el año sin verano. El año del monstruo de Frankenstein, de la joven inglesa Mary Shelley. Ya ven.




No hay comentarios :