Amo demasiado a mi país para ser nacionalista.


Albert Camus, escritor y filósofo francés (1913-1960)

sábado, 30 de julio de 2016

Delta Acuáridas (1)

Es la primera de las dos lluvias de estrellas más intensas que tienen lugar durante el estío, y de las que les daba cumplido aviso cuando enrocamos el inicio astronómico del verano 2016.

Aunque ya lleva unos días en nuestros cielos, prácticamente desde el pasado jueves, será este fin de semana cuando se produzca su máximo ritmo de paso.

Una espectacular lluvia de meteoritos que se podrá ver en todo el mundo, ésa es la Delta Acuáridas.

Mirando al cielo
Si se encuentran en el hemisferio norte deben buscarlas en la dirección sur, frente por frente a la constelación de Acuario.

Si por el contrario están en el sur, no sólo la podrán ver mejor, sino que bastará con que eleven la vista para tenerlas encima de sus cabezas.

En la constelación del agua, una de las ochenta y ocho (88) constelaciones reconocidas por la astronomía moderna y descrita ya por Claudio Ptolomeo en el siglo II.

Con respecto a la Delta Acuáridas, sepan que con un poco de suerte se podrán ver pasar hasta veinte meteoritos a la hora (20 met/h), una cadencia que irá disminuyendo a lo largo de los días siguientes.

Y para su más correcta observación, como siempre que elevamos la vista al cielo en busca de un fenómeno celeste, hay que tomar unas medidas mínimas.

Una de ellas buscar un lugar con cielo oscuro y despejado, preferiblemente lo más alejado de la contaminación lumínica. Y es que hay muchos tipos de contaminación, además de la denostada química.

Otra es la de tener al satélite de aliado. Como esta semana que lo tenemos en fase de luna menguante; es decir en condiciones de oscuridad idóneas, pues su grado de iluminación no superará el veintiocho por ciento (28 %).

Estotra medida pasa por escoger las mejores horas para ello, que pueden ser las comprendidas entre la media noche y antes del amanecer; con preferencia las comprendidas entre las dos y las cuatro de la madrugada.

Y esotra, habilitarse un sitio cómodo donde recostarse y mirar hacia arriba. Pero ojo, no tan cómodo como para que se queden dormidos. Que a veces estas cosas pasan.

Una lluvia de estrellas que si bien con menor intensidad, seguirá apareciendo hasta el 23 de agosto. Lo que implica que durante la primera mitad de agosto se solapará con, quizás, la más famosa de las lluvias de meteoritos.

Sí, claro, me refiero a las Perseidas.

Así que dos impresionantes fenómenos celestes de la misma naturaleza, juntos en la próxima semana y visibles en todo el planeta, si el tiempo lo permite y con permiso de la autoridad competente.

Guiño taurino aparte, no se las pierdan. (Continuará).




No hay comentarios :