La ciencia son hechos y de la misma manera que las casas están
hechas de piedras, la ciencia está hecha de hechos. Pero un montón de piedras
no es una casa y una colección de hechos no es necesariamente ciencia.

Henri Poincaré (1854-1912), filósofo y científico francés

miércoles, 17 de febrero de 2016

‘Doodle de Laënnec

Por motivos familiares, en el otoño de 2012 les escribía sobre la razón por la que los cirujanos visten de verde y de ahí, ya saben que tiendo a la dispersión, derivé al fonendo y a su inventor.

Pues bien hoy por motivos de aniversario, el conocido buscador Google le dedica un doodle. Uno más de naturaleza científica, razón por la que es enrocado.

Han de saber que tal día como hoy de hace doscientos treinta y cinco (235) años, nació el médico francés René Laënnec (1781-1826), inventor del estetoscopio o fonendo. Y aquí está el reconocimiento internáutico.

En esta ocasión el doodle no es un minijuego, ni tampoco está animado. Tan solo es una imagen estática del retrato más famoso que se conserva de Laënnec, “enfrentado” a un médico de hoy día que lleva un estetoscopio en sus manos.

Ambos profesionales están separados por unos pulmones a los que auscultan y localizados en la segunda 'o' de la palabra Google. Un clásico gráfico ‘doodlero’.

Clásico pero curioso, pues el invento del fonendo tienen intrahistoria y que pueden leerme. Por si no tienen tiempo ahora o no les apetece, sirva de aperitivo que el desencadenante de tal innovación médica no fue otro que el de la vergüenza. O eso dicen.

Al parecer René como persona era bastante tímido en sus relaciones, sobre todo con el género femenino. Un estado de ánimo, este de la timidez, que le hacía pasar muy malos momentos a la hora de acercar su oído al pecho de las pacientes, para auscultarla.

Por eso se pergeñó el instrumento. En esencia un cilindro de treinta centímetros (30 cm) de longitud que le permitía realizar su labor, digamos, a distancia.

Un artilugio que dice la leyenda, pudo nacer un día del otoño parisino de 1816, cuando nuestro hombre fue requerido para visitar en su domicilio a la esposa de un tal Alejandro Gaudissant.

De ser así cumpliríamos dentro de unos meses el doscientos (200) aniversario del invento, lo que como coincidencia no está nada mal.

En cualquier caso lo de fonendo fue una cuestión de pudor.



No hay comentarios :