Es el Sol el que gira en torno a la Tierra, eso lo ve cualquiera ...

Claudio Tolomeo
, astrónomo, geógrafo y matemático greco-egipcio (100-170)

jueves, 7 de enero de 2016

Mileva Maric, siglo XX y Relatividad (4)

(Continuación) Que Mileva fue una gran estudiante preuniversitaria, nadie lo puede dudar.

Y que su expediente escolar era extraordinario es algo que está fuera de toda duda. Cómo si no podría haber entrado como estudiante en el reconocido Politécnico de Zurich.

Mileva era la única mujer de una promoción que sólo tenía once (11) alumnos, y la quinta desde que se creó en la Universidad de la ciudad.

Y por supuesto que colaboró durante sus estudios con su novio y futuro marido, Albert.

No debemos pasar por alto que se trataba de una práctica docente normal por aquellos tiempos, el hecho que los estudiantes formaran grupos de trabajo y estudio. De modo que las colaboraciones eran habituales. Por supuesto.

Lo que ya admite cierto margen de duda es el valor cualitativo y cuantitativo de la aportación de Mileva Maric en la obra de Albert Einstein ¿Cuál fue su papel?

Intentando proyectar algo de luz sobre esta controversia, retomo el criterio cronológico con el que empecé y que dejé hace unas entradas en 1904.

1905. Annus mirabilis
A nivel de publicaciones en su revista de cabecera ‘Annalen der Physik’, Einstein lo inaugura con su tesis doctoral, de título ‘Una nueva determinación de las dimensiones moleculares’.

Una temática sobre la que volvería al año siguiente.

Y lo continuó con cuatro (4) trabajos más, que resultaron fundamentales sobre la física de pequeña y gran escala. En ellos daba explicaciones sobre el efecto fotoeléctrico y el movimiento browniano, y desarrollaba la relatividad especial y la equivalencia masa-energía.

El primero de ellos, sobre el efecto fotoeléctrico, lo envió el 17 de marzo de 1905 y salió publicado en junio. Es el trabajo por el que obtiene el Premio Nobel de Física en 1921. Un galardón cargado de anécdotas.

El siguiente trabajo explicaba el movimiento brownianno debido a las colisiones moleculares, y llegó a Annalen, el 11 de mayo, siendo publicado también en junio.

Mismo mes en el que la revista recibió el trabajo que le daría más fama, éste sobre la relatividad especial. En concreto fue el 30 de junio, siendo publicado el 26 de septiembre.

Por último, en este mes de septiembre, envió un corto trabajo sobre la equivalencia entre masa y energía. Todo una bomba.

Y tras lo dicho, viene lo mollar.

¿Qué pruebas documentadas hay acerca de una colaboración activa de Mileva con Albert, en la producción de su obra de 1905 y posteriores? ¿Hasta qué punto podemos hablar de una coautoría (secreta)?

En busca de pruebas
A tenor de los resultados obtenidos más bien son evidencias epistolares, cuando no especulaciones colaboracionistas o, sencillamente, inexistencia de las supuestas pruebas.

Ésa es la realidad “histórica” para muchos. No hay pruebas en la documentación personal y profesional de Einstein acerca de dicha colaboración.

Claro que también están los que dicen que sí. Y que no faltan indicios que apunten en esa dirección. Lo que puede ser, naturalmente. Lo que hace falta ver es en qué sentido lo hacen.

Porque no es lo mismo uno que otra. Toda dirección tiene dos sentidos.



1 comentario :

María Siles dijo...

¿Acaba aquí la historia de Mileva y Albert sobre la autoría de la relatividad??