La Alhambra de Granada es la fuente de inspiración
más fértil de todas de las que he bebido.

M. C. Escher, artista neerlandés (1898-1972)

viernes, 4 de septiembre de 2015

¿Qué significa ‘Lingua ignota’?

El latinajo aparecía en la entrada del pasado lunes, una de las ya muchas escritas y relacionada con los transgénicos y Europa.

Y natural. En cuanto la leyó, un atento lector se ha apresurado a preguntar por su significado, “¿qué es eso de lingua ignota?”, me interpela. Lo que estarán conmigo está muy bien.

De ahí que servidor de ustedes proceda a hacerlo a la mayor brevedad que le ha sido posible, máxime cuando se trata de una cuestión que está relacionada con una Hacedora de la Ciencia, que ha sido a su vez enrocada, en el blog y en la radio.

Va a hacer ahora seis (6) años, pero es posible que alguno la recuerde. Me refiero a la humanista alemana Hildegarda de Bingen (1098-1179).
‘Lingua ignota’
Pero volvamos a lo que nos trae, la lingua ignota. Se trata de la primera lengua artificial de la que tenemos documentación y resulta que, por lo que sabemos, es obra de Hildegarda, la cultísima y prolífica monja del siglo XII que la ideó, supuestamente, con fines místicos.

Consta de un alfabeto de veintitrés (23) letras, las litterae ignotae o “letras desconocidas”, y lo conforma un listado de mil once (1011) palabras, con glosas en latín y alemán. Un glosario organizado por categorías: términos para Dios y los ángeles; para los humanos; para las profesiones y las artes; etcétera.

Era muy cuidadosa y organizada ella.

En cierta medida la Bingen dejó descrita su lengua en un trabajo titulado Lingua Ignota per simplicem hominem Hildegardem prolata, del que sobreviven dos (2) manuscritos. Así que hasta aquí todo está muy claro.

Lo que no nos queda tan claro es el propósito de su invención porque, entre los exégetas del asunto, hay división de opiniones. Como en los tendidos de las plazas de toros a la hora de otorgar un premio al matador.

Para unos es posible que dicho propósito tuviera naturaleza mística. Podría ser. Mas para otros, puede que obedeciera a un toque de locura, por decirlo de alguna forma ¿Por qué no?

Pero es que, como estotros sugieren, quizás se tratara de pura inspiración divina. Un vuelo éste por elevación.

Lo adelantado. Para los estudiosos no está nada claro la razón del invento lingüístico. Así que vaya usted a saber. Ha pasado, además, tanto tiempo.

Armas de mujer
Pero quien esto escribe, que es más bien de vuelos (intelectuales) bajos, tiene para sí otra intención que otorgarle al invento.

Dada la época que le tocó vivir, el siglo XII; su condición de mujer, lo que hacía inferior al hombre en, prácticamente, todo; y la relación intelectual que mantuvo con varones contemporáneos preeminentes, del todo inusual.

Dado todo esto tengo para mí que, quizás, su lingua ignota fuera una pequeña travesura nada inocente de la abadesa. Armas de mujer.

Una especie de juego de palabras con el que podría mandar mensajes secretos a sus interlocutores, sin que nadie que no fueran ellos, comprendiera lo que decía. Y sin peligro, por tanto, para ella.

No debemos obviar que no eran buenos tiempos los medievales, para hablar de según qué asuntos. Y menos si se era mujer. Vade retro Satanás.

Una lengua propia para ocultar escritos privados que, no obstante, no llegó a convertirse en un medio de comunicación universal, que es el principal motivo por el que se inventan los idiomas.

Pero que no fue óbice para que, hoy día, Hildegarda de Bingen sea la Patrona de los lingüistas, los esperantistas (estudiantes de esperanto) y de las novicias.

¿Qué me dicen?



1 comentario :

Anónimo dijo...

Pues le digo que si sabe de más lenguajes artificiales como éste y que sean poco conocidos.
Creo que puede ser una veta enrocada.
Perdone la intromisión y le felicito por lo variado de contenido que resulta Enroquedeciencia.