Atribuyo mi éxito a esto. Nunca di ni tomé ninguna excusa.

Florence Nightingale
, enfermera estadística (1820-1910)

martes, 20 de enero de 2015

¿Martes 13, viernes 17 o viernes 13? ¡Qué lío!


(Continuación) Dada la importante crisis que supuso la pérdida de la ciudad para el mundo cristiano, el pueblo asoció ese día de la semana con la mala suerte.

Pero como se trata de una superstición -y el día de la semana no tiene nada que ver con los resultados, buenos o malos, de nuestras acciones- el refranero, que le pone una vela a Dios y otra al diablo, se cura en salud y nos dice: “Para un hombre desgraciado, todos los días son martes”.

O sea que sí. Que el diablo está en los detalles y la verdad entre grises.

Así que zanjado. El martes, como el trece, como cualquier otro número y día de la semana, nada tienen que ver con la mala suerte. Ni un solo fundamento científico avala esa supuesta connotación negativa.

De modo que es tan sólo una credulidad errada, una leyenda falsa.

Pero claro, todo lo dicho es yendo por separado ¿Qué ocurre si los juntamos? ¿Trae mala suerte el martes si además es trece? ¿De dónde nos viene esta credulidad?

¿Trae mala suerte el martes 13?
Si por separados, ambos, implican desgracias, su unión, martes 13, para los que creen en estas cosas, supone la acumulación de estas desgracias. Este día “trecemartero” es una jornada fatídica en la que conviene hacer lo menos posible.

Se trata de una credulidad que algunos asocian con la misma Torre de Babel, y esa legendaria confusión de lenguas que hizo imposible la comunicación entre los hombres. Ya saben, una desgracia bíblica para la Humanidad, que dicen ocurrió en un martes 13.

De ahí el carácter gafe del día.

Y aunque por supuesto, las connotaciones negativas que se adjudican a este falso mito, no tienen ningún fundamento científico, no por ello se le ha dejado de bautizar.

A la fobia al martes trece -que en algunos casos puede llegar a ser un miedo aterrador, por lo que se la considera incluso una enfermedad-, se la conoce como trezidavomartiofobia.

Pero bueno, ya sabe que hay gente ‘pa tó’, así que también están los que van a contracorriente. No faltan los que lo toman al revés y consideran a esta fecha, como sinónimo de buena suerte.

Nada de mal augurio.

Es más. No sólo apuestan en esos días, sino que lo hacen en los juegos de azar a ese número.

O en otro día y a otro número. Porque han de saber que, si bien en España, Grecia y algunos países de América Latina, el martes 13 está considerado como un día de mala suerte, no ocurre así en Italia, donde ese fatídico día es el viernes 17.

Otro número y otra fecha, supuestamente, malasombra.

¿Martes 13, viernes 17 o viernes 13?, ¡qué lío!
¿O es que es todo lo mismo? Pues no. Se parecen, se tocan, pero no es exactamente lo mismo. Hay una diferencia cultural.

Como acabamos de decir, martes 13 y viernes 17, son los días de mal fario en España, Grecia, algunos países de América Latina e Italia. Mientras que, viernes 13, es el día que está considerado como de mala suerte en la cultura anglosajona.

No confundir por tanto.

Parece ser que el origen de esta superstición se remonta al viernes 13 de octubre de 1307 día en el que, bajo las órdenes de Felipe IV de Francia, un grupo de Caballeros Templarios fue capturado y llevado a la Santa Inquisición, para ser juzgado y condenado por supuestos crímenes en contra de la cristiandad.

De ahí el temor a ese viernes 13, que tiene también su par de nombres: collafobia o friggatriscaidecafobia que, etimológicamente, parece derivar del nombre de la diosa vikinga Frigga de donde procede la palabra Friday, viernes en inglés.

Ahora que recuerdo, y ya que más arriba mencionamos a la Bestia, la fobia irracional relacionada con su número, el 666, el número de la Bestia, se la conoce como trihexafobia.

Ya para acabar, y volviendo al viernes trece, cómo no mencionar la popularidad que adquirió esta fecha, como consecuencia de la serie de películas de terror de títulos homónimos “Viernes 13” ("Friday the 13th"), que se inició en los años ochenta. (¿Continuará?)






No hay comentarios :