En la naturaleza nada hay superfluo.

Averroes, filósofo y científico andalusí (1126–1198)

lunes, 1 de julio de 2013

¿Cuándo decir ‘Buenos días’, ‘Buenas tardes’ o ‘Buenas noches? (y 3)


(Continuación) O sea. Que si la imprecisión la tomamos no antes sino después, a partir de la doce, y de tan solo una hora de duración, entonces ya podemos tener una justificación para el saludo de los compañeros. Encaja, a la perfección. O sea que bien.

A propósito de este intervalo de tiempo entre las 12:00 y las 13:00 horas y la dificultad que puede plantear a la hora de delimitar la mañana de la tarde, en cierta ocasión le oí decir a un locutor: ‘Buenos días por poco, ya casi buenas tardes’.

Bueno, quizás sea de lo peor que he oído.

Pero existe otra acepción, ésta astronómica, para el término mediodía
En efecto. El DRAE nos ofrece otra acepción que viene al caso. Entiende mediodía como (2) “momento en el que está el Sol en el punto más alto de su elevación sobre el horizonte”.

Se está refiriendo a su cenit, la intersección de la vertical de un lugar con la esfera celeste, por encima de la cabeza del observador. Para entendernos, cenit, cénit o zenit, que de las tres formas se puede escribir, es el punto más alto en el cielo cuando miramos verticalmente hacía arriba, o sea formando un ángulo de 90º.

Cénit es el punto que se encuentra por encima de la cabeza del observador. Algo sencillo de comprender pero que tiene un problema de orden horario.

Sucede que la hora temporal que se asocia a ese momento astronómico no es siempre la misma, varía según en qué estación estemos: verano o invierno.

En el primer caso tendría lugar a las 14:00 y en el segundo a las 13:00 ¿Se dan cuenta? Es un cambio horario estacional que añade una dificultad más a este singular asunto del saludo.

En mi caso, quizás por deformación profesional, el mediodía sólo es un instante que tiene lugar a las 12:00. De modo que antes de él digo ‘Buenos días’, después ‘Buenas tardes’ y mientras dura el susodicho instante…

Y ‘Buenas noches’, ¿cuándo se debe emplear?
Tirando de nuevo del DRAE nos enteramos que tarde es el “tiempo que hay desde mediodía hasta anochecer”; que noche es el “tiempo en que falta la claridad del día” y que medianoche son “las doce de la noche”.

Es por tanto la medianoche la que marca el comienzo y el final de cada día en la hora civil a través del mundo. Claro y sencillo. Así que, con estas nuevas definiciones, podemos atrevernos a dar unas normas de uso en función de la hora. Y diremos:

Buenos días, desde la medianoche hasta el mediodía.

Buenas tardes, desde el mediodía hasta el anochecer.

Buenas noches, cuando ya está oscuro pero, eso sí, no antes de las ocho de la tarde. Demasiado elemental quizás, pero práctico sin duda.

Una salvedad. Esta última frase también la utilizamos como despedida antes de ir a dormir. Solemos decir “Buenas noches”, “Hasta mañana si Dios quiere" o “Que descansen”.

Pero tampoco hay que agobiarse. Si no estamos seguros de qué decir, siempre nos quedará un recurrente y socorrido “Hola” o “Buenas” y que a nada compromete.

Aunque también los hay muy seguros y lo tienen claro. Me viene a la memoria un comunicador al que oí: “Buenas tardes por la tarde... porque por la noche no, por la noche son buenas noches”.

En fin. Habló la vaca y dijo ‘Muuuuuu’.




2 comentarios:

un lector dijo...

Didáctico y divertido. Le felicito por el blog

Kari Carrasco dijo...

Me gusto, agradable al leer y con puntos de vista que no deja a nadie afuera.